}

¡Qué ricas están las zanahorias!

Sabéis que las plantas se reproducen, normalmente, por la germinación de semillas provenientes del proceso de polinización de las flores, gracias al viento, ciertos animales, además de diversas condiciones de temperatura y humedad indispensables para dar lugar a las nuevas plantas. Se llama reproducción sexual, es decir interviene en la formación de una nueva plantas gametos o células reproductoras. Podéis localizar en el buscador del blog varios experimentos relacionado con este proceso (germinación de una planta, ¡cómo viajan las semillas! y partes de una flor).
Pero no es el único medio que la planta utiliza para reproducirse.Otro método es la llamada reproducción vegetativa, es decir, aquella en la que no intervienen gametos o células  reproductoras.
En el blog os he puesto ya una, la de ¡qué rica están las patatas!. Es una reproducción vegetativa a partir de yemas vegetales.
Para esta experiencia necesitaremos:
- 4 zanahorias
- Un plato hondo
- Arena
- Agua

Procederemos
- En el plato añade un poco de arena  por abajo del borde. Humedécela y coloca espaciadas las cuatro cabezas de zanahoria, que habrás conseguido si recortas la parte superior de la hortaliza.
- Lleva el plato con las cabezas de zanahoria hasta un lugar seguro y bien iluminado.
- Mantén húmeda la arena durante una semana.
Observa qué sucede con las cabezas del vegetal, tomando nota cuidadosa de los cambios que se pudieran presentar.
Podéis hacer dibujos del proceso , mencionando la fecha y la hora de la observación.
imprimir página

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada