}

Aire comprimido

Vamos a necesitar una jeringuilla (de farmacia) pero sin aguja obviamente.

Procederemos de la siguiente forma:
1.- Sacamos el émbolo de la jeringuilla dejando que se llene de aire.
2.- Tapamos con un dedo la abertura inferior de la jeringuilla y presionamos sobre el émbolo.

¿Qué ocurre?
Recogida del blog de Adriana Cuevas
Con el orificio inferior tapado, el émbolo se puede introducir en la jeringuilla pero sólo hasta cierto punto, ya que va ofreciendo una resistencia creciente. Si soltamos el émbolo sin destapar la jeringuilla, regresará a su posición anterior.

Explicación
El aire puede comprimirse. La fuerza del embolo puede comprime el aire de la jeringuilla, pero la presión interior aumenta ( lo notamos en el dedo que mantiene cerrado el orificio de la jeringuilla). Al soltar el émbolo, éste regresa a su posición inicial porque el aire se dilata de nuevo y notamos que la presión desaparece.
imprimir página

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada