}

¿Gira o no gira la Tierra?

Hace algunos años mi hija mayor me preguntó por qué había día y noche. Fácil pregunta para un padre deseoso de contestar a cuantas cuestiones le plantean sus hijas/os. Contesté que era debido a que la tierra giraba sobre sí misma y empecé a dar vueltas mientras se lo decía.
Es lo que llamamos el movimiento de rotación de la tierra, es decir,  el giro que hace la tierra sobre su propio eje.
Mareado de tanto dar vueltas, la siguiente pregunta supuso una sorpresa, a la vez, que me preguntaba cómo contestarla y qué entendiera mi respuesta.
- si papá,  pero porqué gira.
Si algún día os pasa esto aquí tenéis una respuesta recogida de la NASA:

La Tierra gira por la manera en la que fue formada. Nuestro sistema  solar se formó alrededor de hace 4.6 billones de años cuando una enorme  nube de gas y polvo comenzó a contraerse y colapsarse bajo su propia  gravedad. A medida que la nube se contrajo, comenzó a girar. Los  planetas fueron formados cuando el material se agrupó en remolinos  dentro de esta nube giratoria. Una vez que los planetas se formaron,  mantuvieron el movimiento de rotación. Esto es como cuando tú ves a los  patinadores recogiendo sus brazos y girando más rápido. A medida que el  material congregado está más cercano para formar un planeta, como la  Tierra, también gira más rápido. La Tierra se mantiene girando porque no  hay nada que la detenga.

Todo el mundo nos dice que la tierra gira sobre si misma y que esto da lugar al día y la noche. Pero ¿Cómo lo demuestro?
Fue Foucault quien lo demostró a través del famoso péndulo.

Vamos a construir uno

Necesitaremos
-1 compás
- Cartulina blanca
- 1 lápiz
- 1 cordel largo
- 1 peso o plomada
- 16 palillos
- 1 gancho
- 1 goma de borrar

Procederemos
- Con el compás vamos a dibujar un círculo de 20cm de diámetro sobre la cartulina.
- Dividimos el círculo en 4 partes iguales y después dibujamos una línea cortando cada ángulo en dos. Volvemos a empezar hasta obtener 16 partes iguales. Una vez obtenido las 16 partes, borrar las líneas.
- Por otro lado, atamos la pesa al cordel y la colgamos del techo con el gancho. (Podéis utilizar otro método para colgarlo del techo).
- Colocamos la cartulina en el suelo, justo debajo del péndulo, pero sin tocarlo. Dibuja una flecha. Así podrás apuntar el sitio en el que se ha puesto en marcha el péndulo.
- Con la plastilina fijamos los 16 palillos en los ,lugares de corte de las líneas con el círculo.
- Y ahora llega el momento de la verdad
Ponemos en funcionamiento nuestro péndulo. Al cabo de un tiempo observaremos que éste ha cambiado de dirección y habrá tirado otros palillos.

Y como dijo Galileo:
 "¡Y sin embrago, gira!"
imprimir página

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada