}

Herbolario en clase


Aprender a secar hojas y flores para hacer un herbario, es un proyecto fácil, entretenido y educativo para los niños de todas las edades.




Materiales:

Hojas y flores
Directorios telefónicos viejos o papel periódico

Proceso:
Este es un proyecto que se debe pensar a largo plazo, no es una actividad de un solo día.
Es importante tener cautela con las plantas que producen alergia y con
las que tienen espinas y enseñar a los niños a no tocarlas.

Tanto las flores como las hojas deben estar en perfecto estado, no deben tener las puntas secas o mordeduras de gusanos.

Si los niños son pequeños el sólo hecho de recoger y guardar las hojas, es en sí mismo una actividad muy divertida.

Los mayores pueden hacer su herbario con un criterio un poco más
científico, clasificándolas por el tipo de forma o por el tipo de
planta.

También se puede hacer un herbario con la parte artística en
mente, clasificando las flores y hojas de acuerdo a los colores, o
haciendo composiciones con diferentes plantas.

Si vives en un país con estaciones, puedes recoger las mismas hojas a
comienzos de la primavera, en la plenitud del verano y en el otoño y
comparar las diferencias del mismo tipo de hoja de acuerdo al tamaño y
el color.

¿Cómo secarlas?

Hay dos características que son muy importantes a la hora de secar las hojas: la humedad y el peso.
Debemos colocarlas dentro de papel absorbente, como papel periódico o de directorio telefónico y debemos colocarles mucho peso encima, como libros o piedras para que el papel les absorba el agua y queden muy planas.
imprimir página

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada