}

¿Fumar? ¡No, gracias!

En esta entrada me voy a permitir un pequeño homenaje, al mismo tiempo que lo relacionaremos con un tema de educación para la salud en el tercer ciclo de Educación Primaria. Llevo 1 año y 6 meses sin fumar. 23 años fumando con algún que otro pequeño intervalo sin fumar. Y se nota: no te cansa al subir escaleras, no toses al levantarte por la mañana, la ropa no huele..........Espero seguir así.
No voy aquí a explicaros las consecuencias, que todos sabemos, de fumar: problemas respiratorios, cardiovasculares, proclive a padecer cáncer de pulmón, etc.
Es una experiencia recogida de la Dirección general de Salud Publica y Alimentación de la Comunidad de Madrid (España)

Necesitaremos
  • Una botella de plástico transparente de litro o litro y medio
  • El tapón de la botella o una tetina de biberón
  • Algodón
  • Un cigarrillo
  • Un recipiente hondo (de plástico, cerámica, etc.) para la base
  • Agua
  • Fósforos o encendedor
  • Cera, silicona o plastilina.
  • Un cutter o similar, o unas tijeras con punta punzante. 
Procederemos
Dibujo recogido del blog enriquedeciencia
  1. Paso 1 Limpiar la botella y llenarla casi totalmente de agua.
  2. Paso 2 Introducir un algodón dentro del cuello de la botella de forma que el cuello de la botella quede totalmente taponado. Asegurar que no se moje el algodón.
  3. Paso 3 Practicar un agujero en el tapón de plástico de la botella con el cutter, procurando que se ajuste lo mejor posible a la forma y tamaño de la boquilla del cigarrillo. Si no disponemos de cutter lo haremos con un objeto similar que pinche y corte bien (navaja, cuchillo, tijeras…). En caso de optar por la utilización de una tetina de biberón en lugar del tapón de la botella: ampliar el agujero de la tetina de forma que en él se pueda introducir el cigarrillo. Introducir el cigarrillo (en el tapón o en la tetina) por el extremo del filtro.
  4. Paso 4 Cerrar la botella con el tapón. Si hemos utilizado una tetina, colocar ésta en el cuello de la botella (que hemos taponado previamente con el algodón)
  5. Paso 5 Procurar que al tapar la botella con el tapón o la tetina, la botella quede herméticamente cerrada. Para asegurar bien el cierre, especialmente si usamos el tapón de la botella, se deben sellar las juntas con cera (de una vela), silicona u otro material similar.
  6. Paso 6 Colocar la botella en el recipiente.
  7. Paso 7 Encender el cigarrillo y, seguidamente y de forma rápida, hacer un agujero en la base de la botella con la punta punzante de las tijeras.
  8. Paso 8 Dejar que la botella vaya “fumando” el cigarrillo y cuando éste se haya consumido por completo, quitar el tapón o la tetina y observar lo que le ha sucedido al algodón y qué ha quedado dentro de la botella.
Explicación
 El agua, al salir por gravedad, se produce una diferencia de presión entre el aire del exterior (presión atmosférica) y el del interior. Lo que motiva que el humo del cigarro penetre en la botella, reproduciéndose el acto de fumar.
En el algodón, sustituto en este caso del filtro y de nuestras membranas pulmonares, quedarán parte de los componentes del humo.
Otros productos pasarán al interior de la botella, que hace el papel de nuestros pulmones.
Los alumnos pueden ver el cambio de color que van experimentando algodón y agua, debido a que ya contienen sustancias que, antes, formaban parte del humo del tabaco. Además el algodón pesa un poco más que al principio, cuando todavía no había empezado el experimento.
También pueden oler el desagradable olor que despiden.

Vídeo

imprimir página

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada